El trap está de moda, esta afirmación no abarca solo el espectro musical. El trap es moda, en todos sus sentidos. Un movimiento que define a toda una generación y que también marca lo que toda una generación viste. Artistas como Bad Gyal, Kidd Keo, Ms Nina, C.Tangana o Yung Beef no solo marcan el ritmo en la música trap, sino también un estilo único. Presencia y ropa trap.

Hablamos de la moda y la ropa trap. 

¿De dónde procede la idea de la moda trap? La respuesta nos la dan los diseñadores actuales, que han tenido que reinventarse para llegar a la masa urbana de nuestra generación.

El concepto esencial del trap ha pasado de la música a la moda siguiendo los mismos ideales básicos, porque el mensaje es el mismo: la industria ha cambiado de manos, por ello, el post-Soviet Street Wear es la inspiración principal de la ropa y la moda trap. Esencia callejera, estilo y estética de rave. Los paradigmas máximos de los nuevos y no tan nuevos diseñadores.

Las influencias de la moda trap no se detienen ahí. El pasado es el skating de los 90, la escena clubbing, bien de purpurina, gorras y neokanismo. Y de eso se nutren marcas como Kappa, Vetements, Palace o Balenciaga.

Si hablamos del territorio nacional, tenemos que hacer alusión a las últimas colecciones de diseñadores como Pepa Salazar o ManéMané que tiraron de estética bakala para adentrarse en el espíritu y la esencia urbana, dando un paso más hacia la conquista de la moda del trap.

“Si tú eres Zara, yo soy Donna Karan. Como te pases te rajo la cara” El trap ha sabido reinventar la esencia urbana

 

Sinceramente, definir el estilo y la ropa que implica la música trap es muy complejo. Hay que tener en cuenta que este género no implica etiquetas. Por un lado, tenemos a La Zowie, que es una obra de arte, una chica de barrio que mezcla el estilo del Bershka con marcas caras. En cambio C.Tangana lleva polos Lacoste, Air Max o camisetas de Gosha. Tania Chanel hace lo que le da la gana combinando estampados de camuflaje, cadenas, escotazos y uñas de gel.

La cultura urbana y el barrio obrero se han apropiado de la moda y de paso de la escena musical. Hay que hacer una mención especial a Pablo López (@elfuckinpablo) creador de la marca de ropa trap por excelencia en el territorio nacional. Hablamos de Sisyphe la marca que se acerca a la rebeldía, y como el trap, está pensada como algo que va más allá. Es un estilo de vida. Nada más entrar en su catálogo online se percibe la esencia urbana, pero además viene cargada de ironía y referencias culturales.

No son solo marcas de moda trap. No solo es Supreme, Balenciaga, Nike y Calvin Klein. La ropa trap es irónica, como la generación que representa

 

Porque ahora la calle, y la moda es el nuevo pop, y por lo tanto la apropiación cultural y el montaje y desmontaje referencial son factores clave a la hora de entender la moda del trap. Hablamos de esos “fakes” que imitan y ridiculizan grandes marcas ya típicas en la ropa trap queen. Entre ellas, Chanel o Luis Vuiton.

La cuestión es que aunque la moda trap puede compartir códigos entre sí, el trap como género y como estilo de vida reivindica la capacidad de decidir por uno mismo, reivindica una personalidad propia y única. Originalidad, horterismo, cadenas de oro, gorras o purpurina. Combínalo como quieras, el barrio obrero es ahora el dueño de la cultura actual. Ya no es solo moda trap, no se trata de dónde comprar ropa trap, se trata de llevar la cultura urbana un paso más allá.

ropa trap
Share in
Tagged in