¿Que es el trap?

El trap es un mundo complejo que funciona con autonomía

El trap está considerado un subgénero del hip hop, como género musical funciona con letras agresivas y controvertidas que levantan ampollas en la sociedad actual. Pero el trap no es solo un género, sino que además es modaes estilo de vida.

Un estilo de vida underground que mezcla culturas y que cantantes de todas las nacionalidades y de muchos estilos diferentes se molestan en dar forma para crear un género fresco.

La música trap es un mundo complejo que funciona con total autonomía. Proviene de los bajos fondos, de los callejones y de la casa donde se vende droga y se hace dinero de forma ilegal. Se puede aprender mucho del trap, sus artistas se hacen así mismos, influenciándose de su propia vida.

La música trap es difícil de analizar en unas pocas líneas porque cada artista tiene su propio estilo dentro de la libertad que da el trap, simplemente es trap.

trap latino - arcangel y Bad Bunny

Breve guía para entender qué es el trap y hacia dónde va.

Lo cierto es que comprender que es el trap es a veces un poco confuso y complicado. Teniendo en cuenta que es un género musical que aglutina un gran conjunto de estilos y referencias, a veces al público le resulta complicado entender qué es la música trap, de dónde viene y en qué se está convirtiendo.

Y es que el trap es un género increíblemente cambiante, que depende de dónde proceda, quién lo cante, quién lo interprete y el canal que emplee.

En Mucho Trap os queremos hacer una breve guía para entender de qué estamos hablando, librarnos de etiquetas y comprender qué es trap.

El Trap: Máximos exponentes e influencias del trap latino, americano y nacional.

A día de hoy es muy fácil saber quiénes son los máximos exponentes del trap. Hablamos de cantantes como Bad Bunny, Anuel, Ozuna, Rae Sremmurd o Kidd Keo, CTangana y Dellafuente (a nivel nacional) Pero ni todos hacen lo mismo, ni todos provienen de las mismas influencias.

Para nosotros la música trap es el resultado de pequeños movimientos personales y culturales. Mientras que el trap latino se expone en una fusión con ritmos reguetoneros, el trap americano se decanta por el hip hop underground, como puede ser el caso de 6ix9ine y Lil Pump.

Por su parte, el estilo de trap nacional es más fluctuante y se adapta más a las inclinaciones de cada artista de manera personal y sus raices. Está claro que no es lo mismo Rels B que Kinder Malo.

Una cosa está clara. Trap y reggaetón no son lo mismo. Y aunque a día de hoy se juegue con ambos estilos, hay que saber que la música trap tiene su propia historia y su propia evolución.

El origen del trap y esencia de la música trap

Actualmente, y desde hace no más de tres años, se está viviendo un auge del trap latino y nacional debido al triunfo de la lengua hispana en muchos de los temas que arrasan en el panorama. Pero no nos confundamos, el origen es mucho anterior y mucho más lejos.

El origen natural del sonido de la música trap no es latino, sino que nace a finales de los 90 en el sur de Estados Unidos. Durante esos años, en ciudades como Atlanta, los raperos de raza negra amantes del hip hop comenzaron a explorar nuevas temáticas y nuevos ritmos.

Los ritmos trap provienen de los bajos fondos, de los callejones y de la casa donde se vende droga y se hace dinero de forma ilegal. Esto es, de lo más underground de la cultura hip hop, donde la temática de las letras aborda temas que van desde ajustes de cuentas, problemas legales y venta de drogas en general, mucho crack, droga dura y vida de suburbio.

Este género comenzó con unos índices de popularidad bastante bajos. Artistas como Three 6 Mafia, Goodie Mob o UGK fueron de los primeros en hacer trap y pueden considerarse los padres del género.

Se puede decir que la esencia misma del trap es la calle, lo que muchos podrían interpretar como el guetto. Los temas originales, los primigenios, nos hablan de las pequeñas micro sociedades que se generaban en los barrios más desfavorecidos de Georgia y Atlanta. Los conflictos entre bandas, la droga, el mundo que nadie quería escuchar.

El trap es sin duda un género que se levanta contra la comodidad establecida, una crítica a la hipocresía vivida en las sociedades de finales del siglo XX, con el auge de la era contemporánea y la falsa sociedad del bienestar.

Si hablamos de otra de las grandes vertientes del trap, es decir, el trap latino, tenemos que tener en cuenta que uno de los padres del género fue Arcángel. Cerca del año 2006 el artista sacaba temas como El Pistolón (colaboración con De la Ghetto, Yaga & Mackie & Randy)

Influencias, motivos y concordancias

Establecer cuáles fueron las influencias del reggaetón quizás es bastante más sencillo, y es que su propio nombre lo indica. Pero el trap es un género que aglutina mucho más a nivel de influencias, no por ser más complejo, no por querer desvirtuar al reggaetón, sino porque simplemente el trap es así.

El trap nació con una motivación clara: revolucionar. Revolucionar no es un arte sencillo, y es por eso que cada vertiente del trap tiene su propia revolución. No podemos afirmar que las influencias del trap estadounidense fueran las mismas que el trap latino o el trap europeo.

Y es que lo más interesante del género del trap es que se ajusta a las necesidades sociales, a lo que cada colectivo quiere representar. Por ello, hay tantas y tan afiladas esquinas en el mundo del trap. Porque atrapar la polémica es muy complejo, y por ello, suelen recoger la microhistoria de sus colectivos y la suya propia.

Las influencias de cada artista son suyas propias. Los artistas de trap argentino suelen recoger los ritmos underground de las batallas de gallos, mientras que el trap estadounidense tira hacia el hip hop clásico con base lenta. Por su parte, el trap hecho en España se diferencia entre sonidos urbanos con tintes folklóricos.

Ejemplo de estas influencias es Dellafuente, por ejemplo, que no se encasilla. Con referentes como Lorca, el house o Ketama. Esta aglutinación es lo que hace del trap un género tan interesante y difícil de etiquetar.

La temática del trap y sus letras.

El trap, por lo agresivo y crudo de sus letras, se ha forjado tanto adeptos como críticos. Y es que podría decirse que el trap en muchas ocasiones habla de droga, de la calle y de la cosificación de la mujer como objeto sexual. Es cierto que es un género crudo, pero como decimos en Mucho Trap, ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos.

Si por un lado comparamos las letras de Maluma (como en Cuatro Babys) con las letras de otros artistas como Becky G, Cazzu o Rae Sremmurd podemos denotar diferencias abismales. No podemos negar lo obvio, pero podemos afirmar que el trap ha dado con extremos muy interesantes con sus temáticas.

Por un lado, la sexualización explícita como cosificación y por otro, la sexualización como arma. En el trap nacional podemos ver esto con artistas como Ms Nina o La Zowi. El trap consiste en ir un poco más allá y explorar los límites aunque a veces se nos hagan incómodos e irreverentes.

Durante los últimos años en la evolución de la música en general en cuestión a sus letras, se había entrado en considerar ciertos temas como tabú. Hablar de drogas y sexo explícito no es que formaran parte del underground, es que directamente la industria y el público no lo aceptaban.

En las letras que aborda el trap se tratan estos temas con naturalidad porque simplemente es lo que hay. Es lo que la sociedad actual, y sobre todo los más jóvenes quieren oír, porque es lo que se ve el la calle.

Las polémicas en este ámbito suelen venir protagonizadas por artistas que provienen de ritmos latinos de principios de este siglo, pero aun así, es importante trazar una fina línea para no generalizar dentro de un género que es tan amplio y abarcar tantos aspectos.